"RECETAS RICAS DE LA SELVA UCAYALINA". Es creada en memoria de mi madre Rita, quien con la sazón exquisita que tenía, me enseñó a preparar los ricos y exóticos platos y bebidas de la selva baja del Perú , depaso es una manera de añorar los años felices que viví en Contamana "La perla del Ucayali". Además deseo contribuir con un granito de arena dando a conocer esta zona para que las personas hagan turismo , espero que visiten este maravilloso lugar que encierra belleza paisajistica, misterio, tradiciones, y principalmente dar a conocer su rica gastronomía .

En este blog encontraras Recetas de comidas de la selva de Perú (sopas, ensaladas, platos de fondo, jugos, postres, tragos exóticos). Gastronomía peruana, frutas exóticas, valor nutricional de los alimentos...Plantas medicinales..Conoceras más de las Tribus indígenas de la amazonía Peruana, Historia y Leyendas de la amazonía, Fotos de Contamana Perú ...etc ..¡gracias por tu visita!

2007/11/28

LOS AGUARUNAS/AWAJÚN















LOS AGUARUNAS/AWAJÚN, es una etnia de la selva amazónica peruana, descienden de los fieros jíbaros, guerreros formidables que defendieron incansablemente su libertad y que, por lo mismo, se mantuvieron durante mucho tiempo fuera del alcance y conocimiento del hombre occidental.
Pertenece al grupo lingüístico jíbaro, que abarca también a la lengua de los huambisas.
El paso del tiempo ha determinado que, en gran medida, awajún (aguarunas) y wampis (huambisas) se mezclen y conformen un solo pueblo. Aunque por tradición son migrantes, un gran contigente se asentó en lo que hoy es el Valle del Alto Mayo, en el Departemento de San Martín.
Viven en la provincia de Condorcanqui y forman un consejo aguaruna con alcaldes en distritos como el Cenepa, Santa María de Nieva y Río Santiago.
Sin embargo el aislamiento territorial en el que viven es el principal problema que afrontan.
Constituyen unas de las etnias más pobres del mundo, pues los agobian la desnutrición crónica y las enfermedades.
Su caracter libertario les obligó siempre a vivir marginados de la civilización occidental, cultivando, eso si, una riquísima vida espiritual incomprensible para la mayoría de peruanos.
La llegada de los colonos y la reducción de sus territorios han llevado a los aguarunas a los extremos de miseria en que hoy viven.
Su dieta es a base de plátanos, yucas y animales del monte.
Los hombres usan coronas de plumas o tawas.
Los más viejos visten el itipac (traje).
La mujer el buchak.
Hacen humildes vasijas, ollas de barro y platos, tejen canastas de bejuco y elaboran asientos rudimentarios de madera.
Aman su identidad cultural y la defienden singularmente, guiados por una cosmovisión interesante, quizá su más importante aporte a la antropología del Perú.

En su mundo interior, el aguaruna cree en cinco dioses:
-ETSA, o el padre sol, destructor de un demonio de la génesis del mundo, llamado AJAIM.
-NUGLUI, o madre tierra, que le da el cultivo y la arcilla para la ceremonia.
-TSUGKI, o madre del agua o del río, que vive en los ríos.
-AJÚTAP, o padre guerrero, un alma de los combatientes antiguos que trasmiga continuamente.
-BIKUT, o gran filósofo awajún, un legendario ser que se transforma en el toé (planta alucinógena que mezclada con el ayahuasca, les hace conectarse con otros mundos superiores).

Para el aguaruna todos los hombres tienen dos almas:
-La IWAJI, que sube al cielo.
-La IWAKNI, que se queda en la tierra como pequeño demonio.
Para ellos, la selva está llena de almas, de hombres transformados en árboles o en animales.
Curiosamente, para ellos, el CHULLACHAQUI, conocido como temido diablillo en otras zonas amazónicas, es una entidad protectora de la ecología, un amigo de las plantas que sólo asusta a los depredadores de la naturaleza.
Desconociéndose casi todos sus ritos y costumbres, sí se hizo célebre en el mundo, la práctica jíbara de "REDUCIR CABEZAS. Efectivamente, este procedimiento, llamado TZANTZA, hacía que el nativo momificase y conservara las cabezas de sus enemigos como talismanes guerreros.
Esta práctica se realizaba, y probablemente aún se realice entre los jíbaros más aislados, decapitando el cadáver y luego extrayendo, obviamente, el esqueleto cefálico y facial de la víctima. A continuación se curtía la piel con hierbas, taninos, chamizos y otros ingredientes, se le introducía arena caliente y se la planchaba. En el interior de esa piel que, de ese modo, se reducía de tamaño, se colocaba una piedra pequeña, como nuevo esqueleto, y se conserva el cabello de la víctima. Así, después de cosida sus ojos y boca, teñida y magistralmente preservada, se logra una "CABEZA REDUCIDA", con sorprendente parecido al de su infeliz dueño.

REFERENCIAS.
-Enciclopedia Temática del Perú-Tomo XIV.
-Corbera Mori, Angel (1984), Bibliografía de la familia lingüística jíbaro(1). Lima: Centro de Investigación Lingüística Aplicada, Documento de Trabajo 48, Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

un comentario tuyo me ayudaria a mejorar